comunidades@jdvalls.com
93 762 69 99 / 93 762 61 00 (Fax)

Blog de Comunidad

conductas molestas

Ruidos, fiestas y otras conductas molestas

Una de las principales problemáticas en las comunidades de propietarios son los ruidos y las conductas molestas en que incurren los vecinos. En rasgos generales, la convivencia pacífica en una comunidad no siempre funciona.

Opciones al diálogo cuando éste fracasa

Cuando la vía del diálogo no funciona, y los propietarios u ocupantes lleven a cabo actividades contrarias a la convivencia normal en la comunidad, a los estatutos  o a la normativa urbanística, o en su caso, dañen o hagan peligrar el inmueble, el propietario afectado estará legitimado para solicitar al presidente de la comunidad. Una vez hecho, éste se debe poner en contacto con la persona infractora y requerirle que deje de perpetrar tales conductas molestas. Además, ante el caso de que el propietario u ocupante persista con su actividad, la junta de propietarios estará legitimada para ejercitar contra los causantes de la discordia, la denominada acción de cesación.

A rasgos generales, la acción de cesación consiste en una solicitud ante el juez en la que se pone en conocimiento de la actividad molesta, y se solicita el cese inmediato de la actividad prohibida (art. 553-40 del Código Civil Catalán).

Por último, se atribuye a la comunidad de propietarios el derecho de ser indemnizada por los perjuicios que se hubieran causado por las actividades prohibitivas. Así como, ante la eventualidad de persistir las actividades prohibidas, la comunidad de propietarios estará legitimada para instar judicialmente la privación al propietario infractor del uso y disfrute de su propia vivienda, por un período no superior a los dos años, o en su caso la extinción del contrato de arrendamiento.

A los efectos de solicitar por la vía judicial el cese de las conductas molestas y prohibidas, la comunidad de propietarios estará obligada a acompañar con la demanda el previo requerimiento de cesación y el certificado del acuerdo de la junta de propietarios (Sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona, Sección 1ª, 442/2014, de 13 de octubre).

Leave a Reply